"

miércoles, 8 de marzo de 2017

Un partido histórico


Por Francisc Lozano*

 Barcelona, PSG, Todas Las Sombras
  Barcelona vs PSG. Fuente: bleacherreport.net

Pocas veces puede uno presenciar algo como lo vivido el 8 de marzo del 2017. Pocas veces puede uno ver cómo se escribe una historia inolvidable.



Se enfrentaban el FC Barcelona y el París Saint-Germain FC, y la serie parecía liquidada a favor del club francés. A pesar de ello, el Barcelona terminó remontando el marcador inicial de 4-0, y se puso 6-1. ¡Memorable!

Pero para poder ver el desenlace de este fabuloso encuentro, creo que hubo tres participaciones que fueron determinantes, y son las del Barcelona, el árbitro y el París Saint-Germain.

El Barcelona jugó un gran partido, sin dudas. Y no fue un gran partido porque haya hecho algo increíble en el desarrollo del encuentro, sino porque fue capaz de anotar 6 goles y sólo conceder uno después de haber perdido por 4 goles a 0 en el partido de ida en contra del mismo rival al que hoy vapuleó. El club español hizo lo que intenta hacer desde hace muchos años: dominar el balón, jugar en el campo del rival y mover el balón rápida e inteligentemente para abrir espacios y anotar tantos goles como pueda. Entre los desempeños más sobresalientes del equipo hoy están los de Neymar, Iniesta, Suárez y ter Stegen. Neymar salió de un pozo en el que estuvo durante el primer tiempo, y logró anotar dos goles magníficos y entregar el pase para el gol definitivo de Sergi Roberto. Iniesta jugó bien. No estuvo a su máximo nivel, pero generó jugadas importantes, y una de sus genialidades significó el segundo gol del Barcelona (autogol de Kurzawa). Iniesta lanzó un taco, y el defensor del club francés la terminó embocando en su propia portería. Suárez hizo el primer gol del encuentro, y se tiró dos veces en el área, sí, se tiró, para que le marcaran un penal inexistente y para que le sacaran una amarilla por fingir en la otra jugada. Del penal que le pitaron vino el segundo gol de la noche de Neymar, y el quinto para el Barcelona. Ter Stegen estuvo firme en un ataque del París en el que Cavani llegó solo frente al portero y éste no le permitió anotar gracias a su buen achique. También se posicionó bien en la jugada que pudo haber terminado la historia en Cataluña a favor de los franceses, pero que Di María desperdició de manera increíble. Así es la vida, un día eres héroe y al otro villano, y viceversa. Y eso lo sabe bien Sergi Roberto que hoy será considerado un superhombre.

El árbitro también se jugó un partido inolvidable: no pitó un penal a favor del PSG en el primer tiempo cuando Busquets agarró descaradamente a Matuidi en el área del club catalán; no pitó un penal en el segundo tiempo cuando Mascherano se tiró al piso en el área chica en un ataque del París y sacó la pelota al tiro de esquina con la mano; le regaló un penal al Barcelona a escasos minutos para el final del partido cuando Suárez se lanzó al piso después de que un jugador parisino lo tocó en el cuello; y dejó de expulsar a Piqué en el primer tiempo cuando debió recibir su segunda amarilla por una fuerte falta que le cometió a Cavani. Su actuación fue trascendental para lo que hemos visto hoy.

No nos olvidemos del París, y por el París me refiero a todos sus miembros, incluido el técnico y sus ayudantes: hace tres semanas todo el mundo hablaba del PSG. Había jugado un partido impecable e inolvidable desde el punto de vista estratégico, táctico, físico, futbolístico y psicológico. Ese día apabulló al Barcelona y le propinó una goleada que a varios nos puso a pensar en el partido que el Bayern Múnich le había ganado en Alemania al mismo club español, y que culminó de manera maravillosa con una victoria 3-0 en España. Hoy, como antítesis de ese partido, el PSG jugó un encuentro para el olvido: Sus defensores estuvieron tibios, sus mediocampistas estuvieron desaparecidos, su portero fue un jugador de cera, sus delanteros fallaron dos oportunidades para liquidar el encuentro, y su técnico se olvidó por completo de la estrategia, la táctica y hasta la motivación.  Así como en su partido anterior contra el Barcelona, el París Saint-Germain había sido el culpable de todo el desarrollo del partido porque había adormecido al rival, hoy fue en gran parte responsable de lo ocurrido en el campo de juego.  Jugó a entregarle toda la responsabilidad al Barcelona. Desde los primeros minutos se metió en su propio campo, y sólo amagó con salir a contraatacar en pocas ocasiones. Yo entiendo que la psicología pesa mucho, y que haber ganado 4-0 influye mucho en el planteamiento del segundo juego, pero el PSG jugó a perder. Y jugó a perder porque se sabe inferior al Barcelona, porque no tiene historia, porque es un club armado con plata y no con lucha y ambición.

Pero no por la desatinada actuación del PSG y del árbitro voy a decir que lo del Barcelona sea un logro menor, lo de hoy es histórico e inolvidable. ¡Lo de hoy es propio de clubes grandes de verdad!



@Franzlozano



*Francisc León Lozano Rivera (1988): Nació en Santiago de Cali, Colombia. Es Administrador de Empresas de la Universidad Nacional de Colombia. Trabajó como Director de Talento Humano en la organización Grameen Caldas; fue director de la Fundación Funeducol; laboró como Coordinador de Reclutamiento de Heart for Change; y se desempeñó como Conferencista y Formador de Aprendizaje de Inglés en México. Es escritor por gusto y por convicción. Desarrolla artículos de opinión para Todas Las Sombras y Radio Macondo. Puede contactarle en su cuenta de Twitter: @Franzlozano



¿Tiene algo que decir? ¿Una sugerencia para dar? ¿Una opinión contraria a la expuesta en este texto? Por favor comparta sus opiniones con nosotros en la sección de comentarios. Le pedimos amablemente que use un lenguaje apropiado para este tipo de discusiones. Si usted utiliza lenguaje obsceno, Todas Las Sombras se reserva el derecho de bloquear o eliminar sus comentarios.  

 

Si quiere saber más sobre Todas Las Sombras, le invitamos a visitar nuestra sección de Contacto y nuestros perfiles en FacebookTwitter,  YoutubeGoogle+ e Instagram. Gracias por interactuar con nosotros.