"

martes, 27 de diciembre de 2016

Un referendo contra la humanidad

Por Francisc Lozano*

Dos papás y una niña. Adopción homosexual. Un referendo contra la humanidad. Todas Las Sombras. Fuente: http://todaslassombras.blogspot.com/2016/12/un-referendo-contra-la-humanidad.html
Dos papás y una niña. Fuente: tiemposprofeticos

Viviane Morales es una abogada que nació en Bogotá hace 54 años. En el 2014 llegó al Congreso de la República con el aval otorgado por el partido Liberal y gracias a los 53,838 votos que logró en las elecciones parlamentarias, tras haber sido Fiscal General de la Nación y haber sido declarada nula su elección por el Consejo de Estado. Ya desde el 91 había llegado a la Cámara de Representantes, a la cual arribó a través de un grupo político cristiano. Hoy es noticia por ser la promotora de un referendo que, irrefutablemente, ataca a las minorías no heterosexuales y/o personas no unidas en matrimonio.


Morales es una abogada, como dije previamente, no una psicóloga ni una médica, ni una científica comportamental, y, sin embargo, ha decidido que su lucha en el Congreso debe ser no por la defensa de los colombianos en términos generales, sino por “los niños” proponiendo un referendo que le pregunte al pueblo colombiano si la adopción de niños debe o no darse únicamente por parejas constituidas solamente por hombres y mujeres heterosexuales unidas en matrimonio o por unión de hecho.  Según la senadora, “la adopción es una medida de protección del niño que busca garantizarle el derecho a tener una familia constituida por una pareja heterosexual en los términos explícitos del artículo 44 de esta Constitución, es decir, por un hombre y una mujer unidos entre sí en matrimonio o unión marital de hecho, con el cumplimiento de los demás requisitos establecidos en la ley”. No obstante, un texto que establece que dichas parejas deben ser heterosexuales, no puede buscar el bienestar de nuestros niños, sino hacer mella en los logros que en procura de la igualdad han conquistado nuestras minorías, a través de los pronunciamientos de la Corte Constitucional, en los últimos años.


El artículo 44 establece cuáles son los derechos fundamentales de los niños. Entre ellos se cuentan la vida, la integridad física, la salud, la alimentación balanceada, la educación, derecho a la familia y a no ser separados de ella, la protección y algunos más. Este artículo establece, además, de manera categórica que “los derechos de los niños prevalecen sobre los derechos de los demás”. Establecer que el referendo que propone la señora Morales es inconstitucional sería una verdad a medias. Y lo digo porque la propia Constitución contiene artículos discriminatorios como el propuesto por la senadora. El artículo 42, por ejemplo, establece qué es una familia y cómo se constituye, y sólo le otorga la posibilidad a los hogares conformados por hombres y mujeres, casados o unidos por matrimonio de hecho de ser familias. Las demás no lo son, de acuerdo a la Constitución. Lo complejo de esa definición no es únicamente que excluye a todos los colombianos no heterosexuales del concepto de familia, sino que, además, determina que no existen familias unipersonales, familias conformadas por un padre y su hijo, por un tío y sus sobrinas, por una abuela y un niño adoptado por ella legal o ilegalmente o por una madre soltera y sus hijos biológicos y no biológicos, entre las muchas otras formas de familias que existen.  Entonces, no es inconstitucional el referendo, es discriminatorio, pero más que eso, es inhumano.  


Y es inhumano porque si, como dice Morales, sólo busca “garantizarle el derecho a tener una familia…”, el mismo referendo sepulta la posibilidad de que cientos o miles de familias dotadas del amor, la educación, la tolerancia, los recursos económicos y la formación académica y cultural necesarias para criar a los niños, se encuentren con esos niños que carecen de una familia que les ofrezca satisfacer sus necesidades psicológicas y financieras.  El referendo no sólo discrimina a todas las familias no conformadas por un hombre y una mujer, un gran porcentaje de las familias colombianas, sino que además elimina la posibilidad de los niños de contar con un hogar amoroso en el cual crecer. En el año 2014, el ICBF decía que tenía en su poder 80.000 niños esperando ser recibidos por un hogar. Ese año, las adopciones sólo le brindaron la oportunidad a 1.148 niños de encontrarse con una familia, según El Heraldo. Es decir que 78.852 menores de edad se quedaron esperando la oportunidad de hacer parte de un hogar amoroso porque no hay suficientes parejas heterosexuales interesadas y capacitadas para adoptar, entonces, ¿por qué imponer las visiones prejuiciosas sobre las necesidades de los niños?, ¿por qué ir en contra de los derechos de los niños a tener una familia con el único propósito de demostrar, infructuosamente, que existen familias “correctas” y familias “incorrectas”?, ¿por qué intentan imponer idearios religiosos de lo correcto y lo incorrecto a los derechos de los niños que, como dice la Constitución, “prevalecen sobre los derechos de los demás”? Eso, el no pensar primero en el bienestar real de los niños, es lo que hace que el referendo deje de ser únicamente discriminatorio para convertirse en inhumano.


Otras de las ideas que ha esgrimido la senadora es la de la ciencia comportamental, la cual demuestra, según Morales, que los niños requieren de “un padre y una madre heterosexuales” para crecer como seres que contribuyen a la sociedad y para conformarse como seres humanos “normales”. Una de las investigaciones usadas por Morales fue la de Kyle Pruett, en la que él concluye básicamente que la figura masculina es esencial en el desarrollo de niños “normales”. Morales concluyó que esa influencia masculina sólo podía provenir de un hombre heterosexual que desempeñara el rol de padre en la familia en la que creciera el infante. Pruett dijo en una entrevista, que le concedió a Semana, que estaba decepcionado por la forma equivocada en la que la senadora había usado sus hallazgos para apoyar un proyecto de ley discriminatorio. Pero fue más allá, y aclaró que esa figura masculina de la que habla en sus investigaciones no tiene que ser la pareja de la madre del o de los niños, con lo que puede ser el abuelo, el tío, el primo de la madre, o cualquier otro hombre, y que muchos menos se puede pensar que esa persona deba ser heterosexual. Cuando Pruett declaró lo anterior, Morales dijo que su intención no era discriminar, sino proteger a los niños. Ese ha sido su caballito de guerra, pero su insistencia en la heterosexualidad de los adoptantes, y en que sean una pareja unida en matrimonio civil o de hecho, no puede verse más que como una acción para discriminar a las personas interesadas en adoptar que no cumplen con esas características, pero no sólo a ellos, sino a los niños que no pueden o no van a ser escogidos por esas familias.


Morales se escuda asimismo en que debe ser el pueblo colombiano el encargado de decidir quiénes pueden o no adoptar a nuestros niños, y eso sería lo ideal si los colombianos tuviésemos la formación académica y científica, y la capacidad crítica necesarias para tomar esa trascendental decisión, pero los colombianos ya hemos hecho el ridículo antes: el pasado 2 de octubre, millones de personas salieron a decidir si se acababa o no el conflicto más largo del hemisferio occidental. De esos 13 millones de personas, cientos de miles, o tal vez millones, se dejaron engañar por 38 congresistas y unos cuantos concejales, alcaldes y gobernadores del Centro Democrático que les echaron un sinnúmero de mentiras inverosímiles para que votaran No, y lo peor, la gente les creyó porque fue incapaz de leer 297 páginas que podían cambiar el futuro del país para siempre. Sí, de ese tamaño es el talante intelectual de los colombianos. Esa es nuestra sociedad, una sociedad en la que son los profesores, los amigos, los libros, la televisión y la Internet los encargados de hablarnos y educarnos respecto a la sexualidad, porque nuestros padres, no todos, obviamente, no tienen ni la formación académica ni la predisposición para hablar de un tema tan trascendental como la educación sexual. Sí, esa sociedad es la que, dice Morales, debe decidir sobre un tema tan trascendental como la vida de los niños rodeada o no del cariño de una familia que los quiera. Creo que no es necesario decir más.


Ahora cabe preguntarnos todos, y preguntarles a quienes tienen hijos, sin importar su credo y su visión de lo “correcto” y lo “incorrecto” en el ámbito de la sexualidad y del matrimonio, en caso de que su muerte ocurriese antes de que sus hijos fueran mayores de edad, ¿preferirían ustedes que  sus hijos permanecieran el resto de su infancia y adolescencia en un centro de ayuda a menores de edad del ICBF sin familia y sin el amor de sus padres, en vez de permitirle a sus hijos y a una familia, del tipo que sea, que quiera adoptarlos y darles todo el cariño o amor que ustedes ya no podrán? Como dice la esposa del reverendo en The Simpsons, “¿quiere alguien pensar en los niños?”  Yo crecí sólo con mi madre y mis hermanos, ella nunca tuvo un esposo que viniera a conformar una familia como las que mencionan el artículo 44 y Morales, y a pasar de eso yo no soy un delincuente ni un peligro para la sociedad, y le estoy agradecido a mi madre por el esfuerzo. Yo no soy el único: hay cientos de miles de colombianos como yo, y no somos muy diferentes de quienes crecieron en un hogar de padres y de madres casados.


También hay muchas personas que crecieron en hogares no heterosexuales, y son personas que crecieron felices y ayudan a construir una sociedad mejor. Así son estas mujeres que hablaron con El Espectador, y que aman a sus padres. Sí, a parejas de dos hombres que actuaron como sus padres desde que eran muy jóvenes y que las criaron para ser personas buenas, y que parecen haberlo logrado. Déborah Villegas fue una de ellas, y contó su historia en el Congreso cuando se discutía, como tantas otras veces y con el mismo resultado retrógrado, sobre la adopción por parte de parejas no heterosexuales: “Mi Nombre es Déborah Villegas Rangel y tengo dos papás… Vivo en Bucaramanga, tengo 24 años, estoy casada con Gustavo Adolfo Molano, mi hija se llama Violeta y cumplirá en noviembre 4 años… No extraño a mi mamá. ¿Cómo voy a extrañar algo que no he tenido? ¿Por qué la tengo que amar si no me crio? Los que se trasnocharon por mí cuando estaba enferma fueron mis dos papás.” Cuando escucha rumores sobre las cosas que no debió contarle a sus padres por pena o las burlas que debió haber recibido en el colegio por tener papás “maricas”, Déborah dice, erradicando ambos mitos, que fue a ellos a quienes les contó alarmada cuando tuvo su primera menstruación y que la molestaban más en el colegio por el tamaño de su nariz que por tener padres homosexuales. Si quiere saber más acerca de su historia y la de otras mujeres que crecieron en una familia como la suya, visite este enlace.


Para terminar, tengo que decir que respeto a quien piense diferente a mí, pero esto no se trata de un pensamiento, se trata de la vida de miles de niños que podrían ser mucho mejor de lo que son ahora. Y tengo una pregunta más para Viviane Morales y quienes se oponen a la adopción no heterosexual: Ustedes que sí tienen una familia adecuada para adoptar niños, y que están tan preocupados por ellos, ¿cuántos niños de esos miles de huérfanos y desamparados van a adoptar para cumplir con el artículo 44 de la Constitución? ¿Serán trescientos o mil?


@Franzlozano


*Francisc León Lozano Rivera (1988): Nació en Santiago de Cali, Colombia. Es Administrador de Empresas de la Universidad Nacional de Colombia. Trabajó como Director de Talento Humano en la organización Grameen Caldas; fue director de la Fundación Funeducol; laboró como Coordinador de Reclutamiento de Heart for Change; y se desempeñó como Conferencista y Formador de Aprendizaje de Inglés en México. Es escritor por gusto y por convicción. Desarrolla artículos de opinión para Todas Las Sombras y Radio Macondo. Puede contactarle en su cuenta de Twitter: @Franzlozano



¿Tiene algo que decir? ¿Una sugerencia para dar? ¿Una opinión contraria a la expuesta en este texto? Por favor comparta sus opiniones con nosotros en la sección de comentarios. Le pedimos amablemente que use un lenguaje apropiado para este tipo de discusiones. Si usted utiliza lenguaje obsceno, Todas Las Sombras se reserva el derecho de bloquear o eliminar sus comentarios.  

 


Si quiere saber más sobre Todas Las Sombras, le invitamos a visitar nuestra sección de Contacto y nuestros perfiles en FacebookTwitter,  YoutubeGoogle+ e Instagram. Gracias por interactuar con nosotros.